¿Los nervios te dominan ante los exámenes?

 

Si es así atiende, este post te interesa.

A lo largo de nuestra vida son numerosos los momentos en los  que nos vemos obligados a afrontar una prueba, ya sea un examen, una entrevista, una exposición, una reunión... en la que nos jugamos el trabajo y dedicación prestada a algo durante un tiempo. 

Estos momentos, los vivimos llenos de nervios y ansiedad que, por desgracia, en muchas ocasiones nos juegan malas pasadas.  Por ello, creo interesante ofreceros algunos consejos para que podáis controlarlos, estando psicológicamente preparados, y finalmente, tu resultado esté equilibrado a tu esfuerzo.

Pero, antes de proseguir creo importante identificar ¿toda la ansiedad que sentimos es mala?, es decir, ¿hay que eliminarla? Obviamente no, la ansiedad en sí, es una respuesta emocional que tiene nuestro cuerpo para adaptarnos a situaciones inciertas o novedosas, en las que necesita estar en alerta, activando así todos los recursos disponibles. Por eso, una cierta ansiedad antes del examen es normal e incluso beneficiosa, te ayudará a reaccionar y a estar concentrado para dar lo mejor de ti. Solamente cuando ésta es demasiado elevada o persistente en el tiempo es cuando hay que reducirla.

 

CONSEJOS PARA PONER EN MARCHA ANTES DEL EXÁMEN:

 

  • Planifícate el tiempo de estudio de forma realista, de manera que los últimos días sean únicamente para repasar. La falta de tiempo, así como el estar poco preparados ante la prueba, producen miedo al fracaso, el cual aumenta la ansiedad.
  • Practica técnicas de relajación unos días antes de la prueba, así como ese mismo día. Verás cómo te sientes mucho mejor.
  • Haz deporte, te ayudará a despejarte, pues la atención también necesita descansar. Además, te servirá para desconectar y liberar tensiones, disminuyendo los nervios y la ansiedad que caracterizan a estos momentos previos.
  • Descansa, a pesar de tus intentos por mantenerte despierto/a y trabajar las máximas horas posibles antes de la prueba, si no duermes tu capacidad de atención y concentración se verán mermadas, es decir, estarás poco espabilado/a para dar lo mejor de ti mismo/a.  En cambio, si descansas con un sueño reparador, estarás más concentrado/a y las ideas saldrán fácilmente.

 

CONSEJOS PARA EL DÍA DE LA PRUEBA:

 

  • No abuses de la cafeína, al ser un estimulante te mantiene en alerta lo cual es recomendable para estar concentrado/a y rendir en la tarea, pero si tu nivel de activación es alto y a esto le añadimos altas dosis de cafeína, sea café, bebidas energizantes, etc… tu nerviosismo se disparará a unos niveles demasiado elevados, lo que no te permitirá concentrarte en la tarea.
  • Llega al lugar de la prueba con la suficiente antelación para evitar ir justo/a de tiempo, esto solo añadirá más nerviosismo al creer que llegas tarde. Así podrás elegir el sitio en el que te sientas más cómodo/a.
  • Pon en marcha las técnicas de relajación que has practicado días atrás.
  • Elimina  los mensajes negativos que te envías a ti mismo/a, afectan directamente sobre tu nerviosismo, tu motivación y como consecuencia en tu rendimiento.  Así que piensa en positivo y confía en ti mismo/a.
  • Aunque veas al resto de personas repasando sus apuntes como locos, tú no lo hagas. En estas circunstancias de estrés tu mente no está preparada para empapar nueva información, y esta conducta únicamente te va a servir para ponerte más nervioso/a si cabe.
  • Si te quedas "en blanco" en una pregunta, salta a otra. Si te quedas totalmente en blanco, intenta salir al  baño para relajarte, o también puedes escribir algo, lo que sea, quizá esa palabra sea el estímulo que desencadene la respuesta, pues estás bloqueado/a pero la información está interiorizada.

¿Y tú como te enfrentas a los exámenes?

 

Recuerda: ¡Tan importante es estudiar, cómo saber enfrentarte a un examen controlando la situación y que no sea ésta (la ansiedad) la que te controle a ti!

 

 

© ALICIA GARCIA CEBRIAN. Psicologa y Terapeuta EMDR. 2022 | Todos los derechos reservados.